La energía nuclear aun es una tímida carta en América Latina

 Sólo un 2% del total de le energía eléctrica latinoamericana, proviene de las centrales nucleares. La gran mayoría (51%), viene de la energía hidroeléctrica. No son más de tres los países de este continente los que tienen plantas para generar este tipo de energía. Se trata de México, Argentina y Brasil.
Otras naciones, como Bolivia, Venezuela y Perú quisieron sumarse a la idea de tener plantas de energía nuclear en su territorio. Sin embargo, luego del desastre de la planta de Fukushima, tras el tsunami, todas se echaron para atrás, mientras que en Chile aun están dudando si construir o no una central nuclear.
Un articulo de la revista alemana para América Latina, “Nueva Sociedad” , realizado por Fundación Friedrich Ebert, publicó que en Latinoamérica existe cierto miedo a que se repitiera el escenario de Fukishima. Sin embargo, según la publicación, no esta del todo muerto el futuro nuclear Latino ya que , al menos, “las protestas antinucleares no alcanzaron la misma dimensión que en países europeos”.
El año pasado, Argentina inauguró su tercera central nuclear llamada Atucha II. Llama la atención la demora de la construcción, ya que  los trabajos de esta planta estaban suspendidos desde los años 80.  Finalmente, el gobierno de Cristina Fernández aceleró  su construcción. Junto con Atrucha II, la energía nuclear del país del tango, alcanza el 6,2%, lo cual no es menor para una nación con una de las demandas energéticas más grandes de América Latina.
En Brasil, hay dos plantas nucleares que hasta ahora han funcionados bien, pero luego de lo de Japón, les hicieron varios estudios y pruebas para analizar los posibles riesgos. Para el 2015 entrará en funcionamiento la planta brasilera Angra III. Su fecha de entrega se alargó puesto que los expertos repararon en que la nueva planta podría tener las mismas fallas de Fukushima. De hecho, hubieron varias protestas ciudadanas en Brasil que apuntaban principalmente al plan de emergencia que abarca 5 kilómetros, cuando según todos los criticas debería tener al menos 20 km. Radio que incluiría a la ciudad de Angra dos Reis, la cual tiene 170.000 habitantes.
México inauguró sus 2 centrales en los 90′s y hoy éstas abastecen de electricidad al país en un 2,4%, aunque según la Comisión Federal de Electricidad mexicana esta podría alcanzar un 10% para el 2024.
La planta mexicana más importante es Laguna Verde, aunque los lugareños no están para nada conformes con ella. El informe de Fundación Friedrich Ebert da cuenta de que ““Grupos ecologistas, expertos en temas nucleares y movimientos ciudadanos como Madres Veracruzanas criticaron la falta de planes que sean suficientes para la protección de la población alrededor de Laguna Verde, señalando que se encuentra en una zona sísmica”.
Lo sucedido en Fukushima generó temor.  Hoy, no sólo se habla de un problema de radiación mínima, si no que la principal preocupación de las comunidades, es que las centrales estén cerca del mar o en zonas telúrica, ya que esto puede causar un desastre de proporciones históricas.

0 comentarios:

Publicar un comentario