Terremoto y tsunami en Japón

El pasado viernes 11 de marzo de 2011 en Tokio y Japón se vivió una de las mayores tragedias de su historia, un terremoto de magnitud 8.9 en la escala de Richter con una duración de 2 minutos, sorprendió a la mayor metrópolis del planeta.

Las devastadoras consecuencias despertaron alertas de tsunamis en al menos 20 naciones que se vieron afectadas de distintas maneras, según pronosticaron autoridades meteorológicas y expertos en sismos en la prensa internacional.

Olas de hasta diez metros de altura golpearon las costas japonesas causando daños invaluables y pérdida de centenares de vidas. El tsunami lo arrasó todo a su paso, desde casas, coches, barcos, hasta edificios. Las pérdidas materiales son abrumadoras para Japón, que se ha destacado mundialmente por su cultura de prevención y reacción ante el desastre.

Este fue el quinto sismo más fuerte que se ha registrado en la historia, ha sido el peor temblor en azotar a la nación nipona en los últimos 140 años, según reportaron las autoridades mundiales en sismos.

Mientras algunas naciones latinoamericanas que se mantuvieron en alerta como Perú, Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica fueron afectadas levemente por el tsunami. La onda expansiva llego a las costas de México, en mucha menor medida que en Asia, sin graves consecuencias.

Plantas nucleares y refinerías en Japón sufrieron el azote del tsunami, lo que originó incendios y fugas, por lo que se ha declarado una alerta nuclear a causa de accidentes en la planta Fukushima. Sin mencionar las posibles repercusiones ambientales que esta situación puede generar, una grave crisis nuclear puede desarrollarse en los próximos días si no cambia el preocupante panorama, ya que el alcance que esto tendría sería impredecible. Esto sucede en uno de los peores momentos que enfrentaba la economía japonesa.

www.suite101.net

0 comentarios:

Publicar un comentario