El vertido devasta las tortugas marinas y el ecosistema del Golfo de México

23/07/2010. Oceana, la mayor organización internacional dedicada exclusivamente a la conservación de los océanos, ha publicado hoy un nuevo informe que demuestra el papel clave que desempeñan las tortugas marinas para mantener en buen estado las praderas submarinas y los arrecifes de coral. El vertido del Golfo de México ha afectado ya a centenares de estos animales pertenecientes a cinco especies consideradas En Peligro o En Peligro Crítico por la UICN. Esto afectará a otros organismos, dado que las tortugas ayudan a equilibrar cadenas alimentarias y facilitan el ciclo de nutrientes desde el agua a tierra.

Desde que comenzó el vertido de petróleo en la plataforma Deepwater Horizon el pasado 20 de abril y hasta el día de ayer el 21 de julio, han aparecido 709 tortugas marinas muertas o heridas. Aunque aún no se ha determinado la causa de las lesiones o muertes de la mayoría de estas tortugas, el número de ejemplares es considerablemente mayor de lo normal y 184 tenían signos visibles de petróleo. El número real de tortugas marinas afectadas podría ser aún mayor, ya que no todas son encontradas por los equipos de rescate o arrastradas hasta las playas. De hecho, las corrientes oceánicas a menudo llevan estos animales mar adentro, donde se hunden o son comidos por otros depredadores.

Cinco de las siete especies de tortugas marinas que hay en el mundo viven en el Golfo de México en algún momento de su vida. La Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN) considera En Peligro a las tortugas boba (Caretta caretta), verde (Chelonia mydas) y bastarda (Lepidochelys kempii); y En Peligro Crítico a la laúd (Dermochelys coriacea) y la carey (Eretmochelys imbricata).

El vertido de petróleo es extremadamente peligroso para las tortugas marinas que viven en el Golfo de México. De hecho, pueden quedar cubiertas por el petróleo o inhalar productos químicos volátiles cuando suben a la superficie para respirar, tragar crudo u otros animales contaminados y nadar entre el petróleo o entrar en contacto con éste en las playas de puesta. El vertido también puede destrozar importantes hábitats para las tortugas, como praderas submarinas y arrecifes de coral, así como reducir la disponibilidad de alimento.

“Las tortugas marinas son los embajadores de nuestros océanos”, explica Elizabeth Wilson, científica marina y gestora de las campañas de pesquerías de Oceana. “Es una tragedia que estos increíbles animales mueran por causa del vertido de petróleo. Por cada tortuga marina que se pierde por culpa del vertido de petróleo, el ecosistema marino se desestabiliza más aún".

A medida que las tortugas marinas del Golfo de México siguen sufriendo los estragos del vertido de petróleo, se merma también su capacidad para desarrollar funciones vitales en el ecosistema marino. El vertido de petróleo afectará posiblemente la capacidad que tienen las tortugas marinas de:

· Mantener en buen estado lechos de plantas marinas, al aumentar la productividad y el contenido de nutrientes de sus hojas cuando se alimentan.

· Mantener en buen estado los arrecifes de coral al eliminar las esponjas cuando buscan alimento.

· Facilitar el ciclo de nutrientes al ofrecer una fuente concentrada de nutrientes proteicos cuando anidan.

· Equilibrar las cadenas tróficas marinas al mantener bajo control las poblaciones de medusas.

· Ofrecer una fuente de alimento para los peces al transportar percebes, algas y otros organismos similares.

· Aumentar la tasa de reciclaje de nutrientes en el lecho marino al romper conchas cuando buscan alimento.

· Constituir un hábitat de pequeños organismos marinos así como un oasis para peces y aves en mar abierto.



“Por el momento, el petróleo que salía a borbotones ha parado, pero este vertido tendrá impactos duraderos en las tortugas marinas y en el ecosistema del Golfo de México”, explicó Jacqueline Savitz, Directora senior de campañas de Oceana. “Las tortugas marinas ya están sufriéndolo y el vertido ha afectado diferentes fases de su vida, desde la eclosión hasta la puesta de huevos, y todas las etapas intermedias. Las tortugas marinas son el mejor ejemplo para demostrar que los riesgos que implican las perforaciones petrolíferas no compensan en absoluto sus beneficios”.

Oceana apremia a la administración de Obama a que prohíba nuevas perforaciones petrolíferas de manera inmediata y permanente. Oceana también urge al Gobierno de Estados Unidos a que determine el impacto acumulativo que las actividades humanas tienen en las tortugas marinas, y a que se reduzca el número de tortugas afectadas para que se puedan recuperar sus poblaciones.

www.ecoticias.com

0 comentarios:

Publicar un comentario