ONU, Desertificación amenaza a media población mundial

La pobreza y la sobreexplotación causan la degradación del suelo
ONU, Desertificación amenaza a media población mundial


Buenos Aires, septiembre 19 (DPA).- La desertificación, la degradación del suelo y la sequía amenazan con poner en riesgo la seguridad humana, lo que se ve incrementado en el escenario de cambio climático actual, que según la ONU podría condenar a casi la mitad de la población mundial a vivir en áreas con estrés hídrico en el año 2030.

Entre 50 y 700 millones de personas podrían verse obligadas a migrar por estas mismas causas en los próximos 40 años, según diversos estudios.

En vista de la importancia de los problemas relacionados con la desertificación, nació en 1994 la Convención de Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación (Cnuld), que entró en vigor en 1996. Entre otros tiene como objetivos atenuar los efectos de la sequía en los países más afectados.

Entre el 21 de septiembre y el 2 de octubre, la Convención celebrará en Buenos Aires el noveno período de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP 9), el órgano supremo de adopción de decisiones, con la participación de más de 2.000 personas, incluyendo delegados de 191 países, agencias de la ONU, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, y expertos.

"Hace casi dos años, se estableció en Madrid (donde se realizó la COP 8) la base para esta COP, cuando las partes adoptaron un plan estratégico decenal para la implementación de la Convención (2008- 2018)" o "La Estrategia", indicó el secretario ejecutivo de la CNULD, Luc Gnacadja, en un mensaje publicado en la página de Internet de la convención.

"Se espera que la COP 9 complete el trabajo" que permita la "cooperación en la implementación de La Estrategia", añadió.

Según los expertos, alrededor de un 41 por ciento de la superficie terrestre es seca y desde 1990 el proceso de degradación se ha acelerado.

Una de las novedades de esta reunión es la celebración de la primera Conferencia Científica de la CNULD, en la que expertos especializados analizarán y elaborarán recomendaciones para evitar que continúe el proceso de degradación del suelo y se pueda llevar a cabo una gestión sostenible de la tierra, con el fin de combatir con mayor efectividad la desertificación en las áreas afectadas.

Si bien el continente más afectado por la desertificación es Africa, en América Latina y el Caribe alrededor de un cuarto de su superficie están cubiertas por desiertos y zonas áridas, según la CNULD.

En América del Sur, un desierto se extiende desde la costa del Pacífico en el sur de Ecuador, pasando por la costa peruana hasta el norte de Chile. En el interior del continente, a entre 3.000 y 4.500 metros de altitud, el Altiplano andino abarca la parte occidental de Bolivia, el norte de Chile, el sur del Perú y el noroeste de Argentina.

En el noreste de Brasil existen áreas semiáridas que están dominadas por la sabana tropical. Grandes zonas de Colombia y Venezuela están fuertemente degradadas.

En Centroamérica, hay zonas áridas en República Dominicana, Cuba, Haití y Jamaica, mientras que la erosión y la escasez de agua se están intensificando en el este del Caribe.

Por otra parte, la mayor parte de México es árido y semiárido, en particular el norte del país.

La pobreza y la sobreexplotación y el uso inapropiado de la tierra causan degradación del suelo, con la consecuente pérdida de productividad.

Si bien la mayoría de los países latinoamericanos han formulado planes de acción nacionales para luchar contra la desertificación, según la CNULD, aún queda mucho por hacer.

Fuente: Diario El Carabobeño

0 comentarios:

Publicar un comentario