Creando una Visión Eco-Lógica

La prevención de la contaminación, protección y conservación ambiental es una tarea muy amplia debido a las actividades que realiza y en donde se desenvuelve actualmente el hombre, además de las necesidades técnicas ambientales que día a día van surgiendo como parte de la globalización, crecimiento demográfico y poblacional, la industrialización, minería, agricultura y otras acciones generadas por el hombre.

Una de las alternativas disponibles como solución a la problemática ambiental actual es el reciclaje, siendo una actividad necesaria para las personas y una buena forma de proteger el ambiente, que se define como el entorno físico y biológico que nos rodea incluyendo el aire, agua, suelo y otros recursos naturales, la flora, la fauna, los seres humanos, y un elemento de gran importancia, la “interrelación” de cada uno de estos factores, que conforma un equilibrio ambiental que permite el aprovechamiento racional de estos recursos naturales y al mismo tiempo ofrece una buena calidad de vida a los seres humanos.

En Venezuela, es indispensable crear una visión "eco-lógica" y así lograr que el reciclaje sea una única medida aplicada con el objetivo de la disminución de residuos, por lo tanto debe formar parte del día a día el hábito de reciclar y crear conciencia de la influencia del reciclaje en la preservación y conservación del ambiente.

El reciclaje consiste en el aprovechamiento de residuos, materiales u objetos que ya han sido utilizados y descartados por la sociedad (como el papel, cartón, aluminio, plástico), bien sean provenientes de actividades domésticas, comerciales y/o procesos industriales; este aprovechamiento permite que estos residuos sean “reutilizados” en la fabricación de nuevos productos o simplemente en extender su vida útil utilizándolos para otros fines al cual estaba destinado ese material.

El término reciclaje se ha convertido de dominio público, más sin embargo la práctica se convierte en la actividad fundamental para el control de la contaminación, principalmente, de los suelos.

El reciclaje como parte de la conciencia ambiental para el control de los desechos forma parte del tercer eslabón de la cadena de eliminación de residuos, que está constituida por las siguientes técnicas según orden de importancia: reducción, reuso, reciclaje y recuperación.

La reducción, se trata de evitar la generación de residuos, como por ejemplo comprar productos con menos empaques; la segunda técnica de reuso, consiste en la reutilización, o volver a usar un objeto para el fin con el que se creó, como por ejemplo las botellas de vidrio retornables.

La tercera sería el reciclaje, que busca el aprovechamiento de los residuos y su transformación para otros productos o procesos, como por ejemplo el papel y plástico reciclado. Y por último, la técnica de la recuperación o retorno que consiste en la utilización energética de los residuos en otros procesos, como por ejemplo la incineración de desechos.

La actuación dinámica del hombre común, debe estar enfocada a la necesidad de reducir los desperdicios, y por lo tanto favorecer el reciclaje de los materiales, eligiendo y consumiendo productos cuyos envases sean retornables, o fácilmente reciclables. Por ejemplo: preferir las bebidas cuyos envases son retornables (como el refresco en botella de vidrio) y que el papel sea correctamente usado está en nuestras manos.

Es importante crear conciencia ambiental con el único objetivo de lograr el desarrollo sostenible que actualmente se necesita para contribuir con la preservación del planeta tierra, aprovechando los recursos que ésta nos ofrece de manera racional y permitiendo que estos mismos recursos sean utilizados por generaciones futuras para tener una calidad de vida óptima que se tiene actualmente, por lo tanto una manera de contribuir con ello es mediante el reciclaje.

Dato curioso: ¿Sabía usted que si se recicla una tonelada de papel se pueden salvar 17 árboles?

0 comentarios:

Publicar un comentario